3.01.2006

La odisea de Richard Byrd

¿Quiere usted leer la historia de un hombre que, en 1934, decidió pasar, solo, el interminable invierno polar en una cabaña de 3 x 4 metros, sepultada debajo del hielo del continente antártico?
¿Quiere conocer uno de los episodios más increíbles, sacrificados y extremos de la historia de la exploración y el conocimiento humano?
Entonces debe leer la historia del Almirante Byrd, que he escrito para Axxón y que se titula Desesperación.

Del diario de Byrd:

"5 de abril. Esta mañana, al despertar, me di cuenta de que el ruido del viento había cesado, aunque seguía entrando nieve en polvo a través del ventilador de salida y junto a la chimenea de la estufa. Me vestí rápidamente y subí de prisa la escalera para la observación de las 8 de la mañana. Pero, cuando empujé con mi hombro sano la trampa de salida, ésta se negó a ceder. Muerto de sueño, rígido de frío y muy asustado, insistí empujando con toda la fuerza que pude. La compuerta no se movió. Recordando entonces mi propio mecanismo de doble acción, quité los dos pernos pasantes e intenté tirar hacia abajo. Nada. Incluso cuando salté de la escalera y quedé colgando de la manija de la compuerta con todo mi peso suspendido de ella, la puerta trampa siguió cerrada. Era muy grave. Me solté y caí al piso de la veranda, diciéndome: "Estás jodido. Ahora estás jodido. Estás realmente jodido, con trampa doble acción y todo".

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home