8.26.2005

Análisis completo del f16v

Mis comentarios en negrita. Pique en las imágenes para ampliar.

f16v

Descripción:

  • Página botánica.
  • Una planta cuyas flor y hojas son blancas en el centro, con la periferia pintada en colores oscuros (según Zandbergen).
  • Dos párrafos de texto.

Análisis avanzado:

  • Lenguaje: Currier A.
  • Autor: Mano 1 (según Zandbergen).
  • Nombre propuesto: "Pasionaria Voynich" (según Marcelo Dos Santos).
  • Nombre voynichés: "pchraiin" (según Stolfi).
  • El texto está marginado a la izquierda, siguiendo el contorno de la planta por la derecha.
  • Hay una marca en el ángulo inferior derecho ("29"), que casi con seguridad es el número de cuadernillo. Significa "sæcundum" ("segundo") en su abreviatura latina. f16v es el último folio del cuadernillo número 2.
  • La planta es completamente inidentificable, por la extrañeza de sus hojas rojas (imposibles) y su flor azul. La raíz es típicamente voynichesa: gruesa, parecida a un tubérculo, y aparece cortada. De ese corte nacen los tallos en forma directa. La flor azul, con todo y ser tan rara, se me antoja parecida a la de la pasionaria (Passionaria cerulea), por lo que así lo he consignado en mi libro sobre el manuscrito.

  • La "Pasionaria Voynich" está bellamente dibujada e iluminada con mucho cuidado, especialmente las hojas. La combinación de colores ha sido elegida con mucho cuidado y toda la obra, en suma, es una de las más hermosas páginas del manuscrito.
  • La pasionaria adolece del mismo problema que muchas otras plantas supuestamente identificables del Manuscrito Voynich: es originaria de los desiertos sudamericanos, y sólo mucho más tarde se la aclimató en Europa, por lo que es muy improbable que el autor del libro pudiese haberla conocido.
  • Passiflora cerulea tiene una significación mística concreta: se la considera símbolo de la pasión de Cristo porque sus anteras se asemejan a la corona de espinas. Más vanamente, tiene también usos recreativos: contiene un alcaloide narcótico, la harmina, que supuestamente produce en quien lo ingiere un salvaje impulso afrodisíaco.
  • Con respecto a sus usos medicinales más serios, la pasionaria se utiliza para dormir en casos de insomino, es antiespasmódica y calma los dolores de cabeza.
  • El fruto de la pasionaria se llama maracuyá y es comestible, tónico, refrescante y de agradable sabor. Es muy rico en provitamina A y vitamina C.

Representación del texto en EVA Hand 1 (según Marcelo Dos Santos):

Transcripción EVA del texto (según Takahashi):

  • pchraiin. otchor. chpchol. chpchey. s. pchoct!y- {planta}
    ytchor. y. ky. chokchy. qokcho!cthor. shory- {planta}
    ykchy. dy. choy. qoty. chy. kchy. koshet- {planta}
    dchol. chcthody. cphod. chotol. dal-
    {planta}
    ytchy. chyty. chor. chol. ytchy. dan- {planta}
    sor. chkar. oty. chkar. chol. dairin= {planta}
  • pchocthy. chypchy. qotchy. chcfhhy. sy- {planta}
    daiin. chol. y. daiin. chcthy. qot!char. chor. sholo- {planta}
    dshy. okaiin. okaiin. chol. chor. cthor. ty. chody- {planta}
    qokchy. chy!dy. ykchy. chckhy. otain. cthor. cthy- {planta}
    okytaiin. chkchy. saiin-
    {planta}
    daiin. yky. otor. chody- {planta}
    sokar. oaorar=

  • Nótese la abrumadora repetición de palabras con "y": y.ky.chokchy.ykchy... etc.

8.25.2005

Análisis estructural del Manuscrito Voynich (primera parte)

Presento aquí, por primera vez en castellano, este completo análisis del Manuscrito Voynich en cuanto a características físicas, escrito por el profesor Jorge Stolfi de la Universidad de Standford.
Se trata de una herramienta útil como punto de partida y referencia, al margen de que yo personalmente no esté de acuerdo con algunas (muy pocas) de sus puntualizaciones.
El documento original (en inglés) puede consultarse aquí.


Análisis Estructural del Manuscrito Voynich (primera parte)
por Jorge Stolfi. Traducción: Marcelo Dos Santos

Entrego aquí mi contribución al análisis estructural del Manuscrito Voynich. Otros se han dedicado a los problemas de su autoría o su contexto histórico. Yo me concentraré hoy en la estructura del docuento en sí.
He pensado en organizar este análisis como una serie de preguntas y respuestas en lugar de hacer una relación de hechos. La mayor parte de mis respuestas han sido extractadas de páginas de Internet y de archivos de listas de correos; por ello, me sentiré contento si se me hacen notar los posibles errores que se hayan deslizado.


1. La estructura del manuscrito
1.1 La obra en sí

¿Es el Manuscrito Voynich (MV) solo un volumen de una obra mayor?
No parece haber respuesta a esa pregunta.

¿Es el Manuscrito Voynich una recopilación de otros libros no relacionados entre sí?
Parece haber una clara separación entre las diversas secciones (ver abajo), y los límites de las secciones caen con precisión en las divisiones de los cuadernillos. Así, es muy posible que cada sección fuera escrita como un libro independiente.
Sin embargo, el MV es bastante homogéneo en varios aspectos, incluyendo su alfabeto, lenguaje, caligrafía y comportamiento de los gráficos y textos. Por lo tanto, parece cierto que fue escrito por una sola persona, o por lo menos por un pequeño grupo de personas en estrecha colaboración.


1.2 El volumen

¿Cómo fue armado el libro?
El libro consiste en 18 cuadernillos con un número variable de hojas, algunas con grandes desplegables.

¿Están numeradas las páginas?
Los folios están numerados del 1 al 116 con numerales arábigos comunes. A partir de la caligrafía se ha determinado que se trata de adiciones posteriores, y los expertos afirman que se trata de la escritura manuscrita de John Dee.
Algunos cuadernillos también están numerados al final de la primera o última página.

¿Están las páginas en el orden correcto?
Los folios y los cuadernillos están numerados en el orden en que aparecen en el libro encuadernado. Sin embargo, como los números son una adición posterior, no se sabe si el orden refleja en verdad la intención del autor. Los cuadernillos y los bifolios pudieron ser desordenados antes de que el libro fuera encuadernado y las páginas numeradas.
En general, el orden de los folios parece ser burdamente consistente con la división en secciones de acuerdo a la naturaleza de los dibujos. Sin embargo, los cuadernillos 15 (botánico-farmacéutico) y 16 (botánico) parecen estar fuera de lugar. Es interesante destacar que el 15 puede ser dividio en dos bifolios "puros": f87 + f90 (todos botánicos) y f88 + f89 (todos farmacéuticos).
También, la intercalación de las manos 1 y 2 que se observa en la sección botánica puede ser entendida mediante la mezcla de los bifolios.

¿Hay páginas faltantes?
La numeración indica que algunos folios han sido quitados o se han perdido luego de que las páginas fueran numeradas:
El folio 12 y posiblemente el 74 parecen haber sido cortados.
Los folios 59-64 y 109-110 son dos grupos de bifolios que se han desprendido del centro de sus respectivos cuadernillos.
Los folios 91-92 y 97-98 son un par de bifolios desprendidos de la parte externa de sus cuadernillos.
Puede haberse perdido una cantidad indeterminada de información antes de que los folios fuesen numerados. Una evidencia de esto es que no se halla tapa, página de título ni prefacio: el folio 1 tiene las mismas características que el resto de las páginas.

¿Se trata de una obra original o de una copia?
Hay motivos para pensar que el MV actualmente en poder de la Bibloteca Beinecke no es la obra original sino una copia. Algunos de los argumentos son:
Podemos decir a priori que los libros de ese período existían típicamente en un original y varias copias, y que cada una de ellas tenía tantas probabilidades de sobrevivir como el original. Muchos libros de aquella época se conocen sólo a través de la única copia sobreviviente.
Hay una sorprendente falta de correcciones y anotaciones al margen en el MV. Esta precisión es muy inusual en una obra original, aún aceptando que el autor haya hecho una copia limpia a partir de un borrador.
Los folios pueden ser particionados en dos o más juegos distintos o "manos", en base a su caligrafía y a criterios estadísticos (ver abajo). Los folios muestran dos manos distintas que se intercalan en la sección botánica.
Los detalles periféricos de los dibujos tienen generalmente un aspecto claramente europeo. Esto se aplica a los rostros, peinados, sombreros, castillos, armas, animales, etc. Por otro lado, los temas y otros detalles significativos lucen notablemente foráneos.
La forma y el aspecto básico de las plantas dibujadas denuncian el trabajo de un artista capacitado, pero esa pericia no está presente en las pinceladas de relleno u otros detalles menores. Compárense, por ejemplo, la perspectiva de tres cuartos de perfil de la parte superior del "girasol" de f33v (correctamente representada como elipses) con el infantil tratamiento de raíces y tallos.

Si es una copia, ¿quién la hizo?
Si el Manuscrito Voynich es una copia, pudo haberla realizado el autor mismo, un lector que quería poseer otro ejemplar, o puede haber sido hecha por uno o más escribas profesionales.
Considerando el tamaño del libro, la calidad de la escritura, los dibujos coloreados y la evidencia de dos o más manos, la última alternativa es la que parece más probable.


1.3 El problema del tema

¿De qué trata el Manuscrito Voynich?
De los dibujos, y parcialmente del diseño del texto, el MV parece ser un libro técnico, especialmente acerca de plantas medicinales, astrología y asuntos similares.

¿De qué no trata el MV?
Hasta donde sabemos, hay varios temas que podemos excluir: crónicas, historia, leyendas, genealogía, novela, etc; religión, filosofía, derecho, moral; geografía, etnología, relatos de viajes; matemática, física, cálculo astronómico; contaduría, estadística; almanaque, calendario agrícola; diarios, travesías, notas de laboratorio; poesía, cancionero, himnos; alquimia; magia; libro de códigos; etc.
La magia y la alquimia encajan en realidad con el aspecto general del libro, pero no hay rastros de los símbolos normalmente asociados con estas prácticas.

¿Qué nos informan las ilustraciones acerca del texto?
Básicamente, nada. Un rasgo distintivo del MV es el carácter completamente extraño de su texto y sus ilustraciones. Salvo por los detalles más superficiales -como los peinados de las ninfas o los trazos de las letras- muy poco en él puede ser reconocido con certeza.
Hay muchas ilustraciones de plantas, organizadas como en un herbario más bien típico, pero ninguna de ellas ha podido ser identificada más allá de toda duda. Los diagramas asociados con los signos del zodíaco presentan el problema de que sus divisiones e imágenes no encajan con ningún sistema astrológico conocido. Los dibujos de la sección biológica (folios 75 a 84) son bastante bizarros. Pudiese tratarse de dibujos esquemáticos de órganos o aparatos alquímicos: nada puede decirse con seguridad. Por último, los contenidos de la sección cosmológica (folios 85 y 86) son un misterio total.

(Continuará...)

8.24.2005

El catálogo de manuscritos de la Biblioteca Británica

La Biblioteca Británica posee una ingente colección de manuscritos occidentales, que incluye documentos precristianos, de la Antigüedad clásica, medievales y modernos.
Puede ser interesante hacer una recorrida por este buscador de manuscritos que nos brinda la posibilidad de seleccionar por nombre, materia, referencia, palabras claves, etc. Contiene, además, un buscador de ilustraciones y un catálogo general de manuscritos iluminados.
Se los recomiendo, que el Manuscrito Voynich no es el único interesante que existe en el planeta.

8.23.2005

El Manuscrito Voynich en el diario Página/12

En el diario argentino Página/12 se publicó, en febrero de 2004, este interesante artículo introductorio a la historia del Manuscrito Voynich.
Documentado y bien escrito, me parece que vale la pena rescatarlo aquí.


El Manuscrito Voynich
por Esteban Magnani

En 1912, un anticuario neoyorquino llamado Wilfrid Voynich compró cerca de Roma lo que a todas luces era un libro medieval. Sin embargo, al abrir el manuscrito de cerca de 116 pliegos hechos de piel, descubrió que tenía la peculiaridad de estar escrito en un alfabeto que el anticuario –un experto– no conocía. La tapa tampoco daba precisiones. Ni siquiera era posible reconocer los entre 20 y 36 caracteres (según las interpretaciones de la caligrafía) que se repetían incansablemente en las páginas. Algunos recordaban a símbolos latinos y otros a los utilizados por los alquimistas. Para colmo, estaba lleno de ilustraciones que no aclaraban el tema del libro: había plantas –en parte desconocidas– con explicaciones al canto, que hacían pensar en un herbario, pero la sección siguiente estaba dedicada a figuras del zodíaco con mujeres desnudas sosteniendo estrellas. Otra de las secciones parecía dedicada a la anatomía y a algo que parece un sistema circulatorio y... más mujeres desnudas. Este último no es un dato trivial, ya que por su desnudez no se pudieron tomar datos sobre la moda femenina de la época en que fue escrito (los métodos de datación demuestran que la piel utilizada es de un animal medieval o algo anterior, pero no se pudieron obtener muchas más precisiones). Al final se encontró una sección a la que se llama “De las recetas” en la que hay 324 párrafos breves, cada uno con una estrella al costado. El único dato comprensible que encontró Voynich provenía de una carta de 1665 o 1666, firmada por el rector de la Universidad de Praga, Johannes Marcus Marci, y dirigida al jesuita Athanasius Kircher de Roma, en la que le ofrecía la tarea de descifrar el libro. Allí también se mencionaba que el manuscrito había sido adquirido por el emperador Rodolfo II de Bohemia (1552-1612) por una pequeña fortuna: 600 ducados de oro. La carta también decía que el autor era nada menos que Roger Bacon (1220-1292), un franciscano que ayudó a dar los primeros pasos de la ciencia experimental. Una investigación de 1931 indicó que un estudioso de Bacon, llamado John Dee (1527-1608) visitó la corte de Rodolfo II en Praga. En su diario de 1586, el “baconólogo” decía tener en su bolsa 630 ducados, cifra apenas superior a lo que se suponía que había pagado el rey Rodolfo.

El artículo completo, picando aquí.

8.22.2005

¿El Voynich escrito en vietnamita?


Una teoría de Jorge Stolfi suponía que el Manuscrito Voynich estaba escrito en chino. Esto se basaba en que algunos de los weirdos de f1r parecían ideogramas chinos rotados de posición.
Hace unos años, Jorge se dio cuenta de que la distribución de palabras (la célebre Campana de Gauss del Voynich, sumamente inusual en las lenguas naturales) se veía idéntica a las de idiomas monosilábicos como el vietnamita (click en la imagen para ampliar). Así, el brasileño construye un interesante artículo que los invito a leer (sólo en inglés) en esta página de la Universidad de Campinas.