4.01.2005

Noticia sobre mi libro en Axxón

El periodista y amigo Joe Garrafex publica hoy, en su sección de Noticias de la revista Axxón, un amable comentario acerca de la segunda edición de "El Manuscrito Voynich". Les recomiendo que lean, admás, el resto de la revista, que no tiene desperdicio.

Artículo de Marcelo Dos Santos sobre el Manuscrito Voynich

Existe una revista argentina, añosa, poderosa y prestigiosa, llamada Insomnia. Se trata de la mejor revista del mundo hispanoparlante dedicada a la vida y la obra de Stephen King.
En su sección "Otros mundos" acaba de publicar un informe sobre el Manuscrito Voynich, sobre Marcelo Dos Santos y un artículo exclusivo de este último.
Vale la pena leer TODA la revista, porque es extraordinaria.

Análisis completo del f2r (según Zandbergen)

Los comentarios en negrita me pertenecen.

f2r

Descripción:

  • Página botánica.
  • Dibujo de una planta a toda página. Raíces pequeñas (absolutamente inapropiadas para un vegetal de ese tamaño), tallo con hojas y flores que muestran bajo ellas pequeños bulbos moteados.
  • Texto dividido en párrafos que evitan cuidadosamente el dibujo. Como es usual en las páginas de la sección botánica, sobre el folio en blanco se dibujó primero la planta. Luego, el artista u otra persona rellenó con texto los espacios que el dibujo dejaba libres.
  • El número del folio se encuentra en el ángulo superior derecho.
  • Texto dividido en dos párrafos, uno en la parte superior, entre las flores y el otro más abajo, a izquierda y derecha del tallo.
  • La planta lleva un epígrafe o etiqueta (junto a la segunda hoja de la derecha, extremo derecho del folio).
  • Colores utilizados: verde, verde con manchas rojas (bulbos) y amarillo claro (flores). Marrón rojizo para las raíces.

Análisis avanzado:

  • Texto escrito por la Mano 1 en lenguaje Currier A.
  • Identificaciones propuestas para la planta: Cyanus segelis coeruleus (según Kornblume) o centaurea (según Holm). Las plantas del género Cyanus se parecen mucho a la de f2r, salvo en el hecho de que los pétalos de las flores no son puntiagudos. Centaurea es un género que incluye a 30 especies, parientes de los cardos, y que en efecto son enormemente similares al ejemplar retratado en f2r. Yo me inclino sin dudar por la identificación de Holm. Si observan las ilustraciones que incluyo abajo, comprenderán por qué:

  • Denominación de la planta: "Aciano de Petersen".
  • El párrafo superior tiene tres interrupciones por las flores; el inferior está interrumpido por dos ramas.
  • La planta luce elegante excepto en el caso de la raíz. En efecto, ha sido dibujada con torpeza y falta de naturalidad.
  • La identificación tentativa de Petersen fue Centaurea cyanus.
  • La centaurea fue utilizada medicinalmente como febrífugo (tisana de la planta entera) y como lavado oftálmico (flores solas). Actualmente se encuentra en desuso (según Winkelmann).

Transcripción EVA del texto (según Takahashi):

  • kydainy. ypchol. daiin. otchal- {planta}ypchaiin. ckholsy- {planta}
    dorchory- {planta}chkar. s- {planta}shor. cthy. cth!-
    qotaiin- {planta}cthey. y- {planta}chor. chy. ydy- {planta}chaiin-
    chaindy- {planta}chtod. dy- {planta}cphy. dal!s- {planta}chokaiin. d-
    otochor. al- {planta}shodaiin- {planta}chol. !dan- {planta}ytchaiin. dan-
    saiin. daind- {planta}d!kol. sor- {planta}ytoldy- {planta}dchol. dchy. cthy-
    shor. ckhy. daiiny- {planta}chol. dan= {planta}
  • kydain. shaiin. qoy. s. shol. fodan- {planta}yksh. olsheey. daiildy-
    dlssho. kol. sheey. qokey. ykody. so- {planta}chol. yky. dain. daiirol-
    qoky. cholaiin. shol. sheky. daiin- {planta}cthey. keol. s!aiin. saiin-
    ychain. dal. chy. dalor. shan. dan- {planta}olsaiin. sheey. ckhor-
    okol. chy. chor. cthor. yor. an. chan- {planta}saiin. chety. chyky. sal-
    sho. ykeey. chey. daiin. chcthy=

Transcripción EVA de la etiqueta (según Stolfi):

  • ytoain=

Una solución equivocada

John Stojko es uno de los estudiosos que pretende haber "traducido" el Manuscrito Voynich.
Según él, el documento está escrito en ucraniano sin las vocales (como si se tratase de hebreo o quenya), y da cuenta de remotos hechos históricos del pasado de Ucrania.
Cito un fragmento de mi libro "El Manuscrito Voynich":

El "sistema" utilizado por Stojko se toma, como mínimo, inadmisibles libertades con el manuscrito y, aunque el investigador explica detalladamente el método que utilizó para decodificar el libro, los resultados no parecen tener demasiado asidero.
Stojko procede así: en primer lugar, transcribe los caracteres voynicheses al alfabeto ucraniano según una tabla de equivalencias. Recuérdese que todas las letras deberían ser
consonantes. Luego, agrega las vocales ausentes según un método muy sui generis.
En tercer lugar, el texto es ordenado para formar oraciones. Más tarde las frases se transcriben al ucraniano actual, y por último se las traduce al inglés.
Veamos algunos fragmentos de las "traducciones" de Stojko:

Folio 5v: "Oko respondió. El milagro dijo cosas nuevas. Bozia, el Dios bebé tiene el ojo. Los creyentes vacuos tienen las nuevas. Esto diremos, lo que yo creo que todos desean. ¿Es esto lo que estás diciendo? Sust cree que Koza tiene el ojo de Dios. ¿Está el ojo de Dios informando con fe? Esta imaginación es lo que estás escondiendo enfermizamente en tu religión".

Folio 15v:
"¿Por qué estás midiendo la medida? La medida es la misma. Incluso después del Grande se romperán los huesos. Escucha lo que digo: la Reliquia debería creerme. Donde luego de la religión tú crees en la religión y deseas eso para Ora. La vacuidad es aquello por lo que lucha el Ojo de un Dios bebé. Ojo de Dios, tú mides una religión vacía para el mundo. Tu éxito, no la religión, sería vivir en ti. Ojo, ten cuidado. Debieras recordar una libertad sagrada y una conciencia eterna".

Los textos de las "cartas" son de por sí lo suficientemente incomprensibles como para que los estudiosos serios desestimen por completo la solución Stojko. Sin embargo, el autor del libro intenta sostener su teoría aduciendo que los sistemas de escritura de muchos grandes
idiomas se componen sólo de consonantes, y da como ejemplo al hebreo del Antiguo
Testamento. Se olvida, por cierto, de las radicales diferencias de legibilidad entre las historias bíblicas y su traducción del Voynich.
Explica además que las "cartas" relatan los hechos de una antigua y olvidada guerra religiosa o
civil en la Ucrania de la Antigüedad, y "Dios", el "Ojo de Dios" y el "Dios bebé" son sólo nombres en código para designar a importantes personajes de aquellos tiempos.
Pero el investigador René Zandbergen apunta tres razones por las que la teoría de Stojko difícilmente sea acertada. En primer lugar, los textos "traducidos" por Stojko no tienen absolutamente nada que ver con las imágenes de las páginas del Manuscrito. Segundo, la historia de Ucrania que se relata en las cartas contradice los conocimientos aceptados por los
historiadores acerca de la historia ucraniana real. En tercer término, la "reconstrucción" del supuesto idioma ucraniano ha sido realizada introduciendo espacios y vocales mediante un sistema que con algo más que un poco de buena voluntad podríamos llamar sumamente arbitrario. Si se compara el espaciado del manuscrito con el del texto ucraniano de Stojko, la cantidad de letras de las palabras en uno y otro no se corresponden ni por casualidad, como así tampoco los espacios ni la longitud de los renglones. El traductor ha obrado con una
considerable cantidad de libertades, que se contradicen con las bases mismas de la criptografía. El texto supuestamente contenido en el manuscrito, además, es de una naturaleza que no pareciera ser la correcta (¿por qué, entonces, los dibujos de plantas y demás?). Por último pero no por ello menos importante, la poca importancia del significado no pareciera ameritar una tan compleja forma de encriptación. Al fin y al cabo ¿qué podría tener de secreto o trascendente el hecho de conocer por qué razón pelea el ojo de un Dios bebé?


Lamentablemente para Stojko, Zandbergen está en lo correcto. La "solución Stojko", por tanto, queda absolutamente desacreditada.
Sin embargo, para que los lectores puedan juzgar por sí mismos, pueden visitar su sitio oficial pinchando aquí (sólo en inglés).

3.31.2005

El Manuscrito, el Fin del Mundo y las galaxias espirales

James E. Finn, conocido en los círculos voynichológicos como "Big Jim", publica en su sitio web un análisis y una supuesta "traducción" de la página 1 del Manuscrito Voynich (f1r).
El sitio existe solamente en inglés, y su autor relaciona el contenido del manuscrito con advertencias sobre el fin del mundo y diversas teorías igual de místicas e improbables, como los OVNIS, por ejemplo.
Sin embargo, sí ofrece mucho interés la comparación que hace Big Jim entre la "galaxia espiral" de f68r1 y una vista superior de nuestra galaxia, la Vía Láctea.
Aquí va la imagen original de f68r, un folio desplegable triple (pinche en las imágenes para ampliar):


Si ampliamos la imagen de r1 y la comparamos con un diagrama de la galaxia (visto desde arriba del plano galáctico), nos queda esto:


Pero Big Jim va más allá, y compara el dibujo de f68r1 con la Vía Láctea observada desde abajo:

, lo cual ya es verdaderamente impresionante.
Si el Manuscrito Voynich es obra de Roger Bacon, como se le atribuye en diversas obras y teorías, la situación se torna complicada. Bacon falleció en 1292, exactamente 200 años antes del descubrimiento de América. La estructura espiral de ciertas galaxias fue descubierta por Lord William Parsons, 3º Conde de Rosse, en 1845, a través de la observación detallada de la galaxia M51.

M51 en todo su esplendor

Como se observa, el descubrimiento de Rosse se produjo nada menos que 553 años después de la muerte de Bacon (insisto: siempre y cuando éste haya sido el autor del manuscrito). Como sea, el documento no puede ser posterior a 1637, y de todas formas nos quedan más de dos siglos de diferencia.
¿Pudieron los hombres de aquellos tiempos conocer un detalle estructural de las galaxias que sólo fue redescubierto en el siglo XIX? ¿O es que la imagen de f68r1 pudiera representar otra cosa diferente de una galaxia espiral?
No lo sé, pero me gustaría conocer las ideas de los lectores, que pueden, por supuesto, dejar sus comentarios.

3.30.2005

Sin palabras...

¡Segunda edición de "El Manuscrito Voynich"!

La alegría de hoy: nos informa Aguilar SA de Ediciones que ya está a la venta la segunda edición de nuestro libro "El Manuscrito Voynich", a sólo 36 días de aparecida la primera.
La extraordinaria respuesta del amable público lector español ha motivado esta reedición urgente, que nos llena de orgullo.
Para conocer más acerca de "El Manuscrito Voynich" de Marcelo Dos Santos, los lectores pueden revisar los demás posts de este blog y también visitar su sitio oficial argentino.
Para comprarlo, visitad vuestra tienda de libros más cercana (sólo para el Reino de España) o solicitadlo vía Internet haciendo click aquí, de modo de poderos asegurar vuestro ejemplar..

Interesante mail de una lectora

Una lectora española de "El Manuscrito Voynich" se ha tomado amablemente la molestia de escribirme el correo que reproduczo más abajo.
Lo publico aquí -con el debido permiso de la autora- porque me ha parecido extremadamente interesante y he querido compartirlo con todos los lectores.
Mis respuestas, más tarde, en los comentarios.
Y podéis dejar los vuestros, por supuesto.

Estimado Marcelo:
Acabo de terminar de leer su ensayo sobre el Manuscrito Voynich, publicado por Aguilar. Lo compré hace un par de semanas porque el tema me parece muy atractivo y no es frecuente encontrarse con ensayos publicados sobre aspectos como el que usted trata. Me llamo Mar Rey Bueno y trabajo desde hace catorce años en aspectos mágicos y supersticiosos de la Edad Moderna. He publicado varios libros al respecto y soy amiga personal de Juan Ignacio Cuesta, al que usted menciona en su libro.
La lectura de su ensayo me ha provocado algunas cuestiones y varios comentarios que, con su permiso, paso a escribirle. Antes que nada, he de confesar que nunca me he dedicado seriamente a estudiar el Manuscrito Voynich antes de leer su libro. Si acaso, había visto alguna que otra página del mismo pero nunca con la atención que le he dedicado en las últimas semanas. Por tanto, mis apreciaciones son fruto de las sensaciones recibidas al leer su texto y observar las páginas del Voynich.
La primera cuestión que se me vino a la cabeza fue: ¿hay algún experto en historia de la ciencia que se haya interesado por el manuscrito Voynich? No los he encontrado citados entre los numerosos especialistas de diversas ramas que se citan como interesados en desentrañar los misterios de este manuscrito.
En segundo lugar, es cierto que estamos ante un texto codificado pero dudo (ya sabe, la ignorancia es atrevida) que sean los criptógrafos militares los más apropiados para acercarse a un texto escrito hace cuatro siglos, como poco. Mi experiencia como historiadora me dice que, primero, hay que intentar meterse en la cabeza de las personas que pretendemos estudiar y, después, intentar reproducir la época y circunstancias que vivieron. Ya sé que planteo un imposible, pues no podemos despojarnos de nuestro bagaje cultural, pero hay que intentarlo, siquiera mínimamente. Con todo esto quiero decir que si el manuscrito es obra de un renacentista no se puede buscar su decodificación con técnicas propias del siglo XX. ¿Se ha comparado con las propuestas criptográficas propuestas por Trithemius?
Tercero, han pasado por mis manos muchas obras manuscritas y muchos escritos de alquimistas y no creo que estemos ante uno de ellos. Según iba avanzando en la lectura de su ensayo cada vez se me iba pareciendo, más y más, el manuscrito Voynich a otro manuscrito celebérrimo, el conocido como Códice Badiano, obra de un indígena mexicano del siglo XVI, que se envió a la corte española de Felipe II, quedó perdido entre la ingente documentación burocrática del momento para pasar a la Biblioteca Vaticana y no ser redescubierto hasta el siglo XX. Curiosamente, de la misma forma que el Voynich lleva la firma de Tepenec, director de los jardines botánicos de Rodolfo II, el Códice Badiano lleva la de Diego de Cortavila, boticario real de Felipe III y Felipe IV y experto en botánica, como el propio Tepenec.
Me resulta sorprendente que no se haya profundizado en la comparación entre los escritos de John Dee y el manuscrito. Si hay algo por lo que se caracteriza Dee es por haber dejado escritos varios miles de páginas, que pueden consultarse en las bibliotecas británicas. Es cierto que Dee abandonó la corte británica en 1583 y se dirigió a Centroeuropa sin una intención manifiesta. Quizás pretendía cobrar una buena suma de dinero con la venta del manuscrito a Rodolfo II pero hay algo que no me cuadra en esa historia. Dee ocupaba una posición privilegiada en la corte de Isabel I, recibía todo tipo de encargos de la reina. Además, a su regreso a Inglaterra, murió en la más absoluta de las pobrezas. ¿Qué había sido de los 600 ducados?
Más sorprendente aún me parece que no se haya procedido a analizar la tinta o a estudiar la encuadernación, tareas preliminares en cualquier estudio de un manuscrito y que eliminarían muchos puntos oscuros.
En resumen, la idea que se me ha quedado prendida tras la lectura de su libro es que noto la falta de expertos en la magia natural renacentista y la filosofía oculta propia de la época. Si alguien hizo el manuscrito, y se lo ofreció a Dee con la intención de interesarle, debía ser un conocedor de estas disciplinas.
Una última sensación: la Grilla de Cardano propuesta por Rugg no deja lugar a dudas, según manifiestan todos los voynichólogos serios. ¿Y por qué no los cuadrados mágicos? ¿O la cábala? Reitero que la ignorancia es atrevida, que no soy experta en la materia y que no podría poner en práctica ninguna de ambas técnicas porque sólo conozco los rudimentos de su funcionamiento. Lo único que sé es que el creador del manuscrito Voynich sólo podía utilizar lo que estaba a su alcance, según los conocimientos de la época. Quizás, partiendo de ese punto de vista, se lograsen mayores avances. No hay que mirar con los ojos de un hombre del siglo XX sino con los de un experto del siglo XVI (y digo este siglo porque he visto muchos manuscritos y la grafía me parece de ese siglo y no anterior).
Gracias por leerme y le felicito, una vez más, por su obra.
Saludos cordiales,

Mar Rey Bueno

3.29.2005

Una extraña "solución"

El experto en seguridad y cajas fuertes Steve Ekwall ha publicado un sitio en Internet donde da cuenta de una "solución" al misterio del Manuscrito Voynich.
Steve refiere que tal solución le fue entregada en sueños por un "espíritu" al que llama "Espíritu Excitante" (ES).

Uno de los dibujos "explicativos" de Steve
La clave para descifrar el manuscrito, según Ekwall, consiste en doblar y plegar hojas de papel para obtener los extraños caracteres "horcas" del Voynichés. En su sitio web, el cerrajero explica con detalle cómo lograr las transformaciones necesarias.
Además de ello, ES supuestamente contó a Ekwall varios extraordinarios detalle sobre el Manuscrito Voynich, como por ejemplo:
  • Que los dibujos de plantas representan el ARN
  • Que los dibujos de personas representan el ADN
  • Que las estrellas son cuerpos vivos
  • Que el puntito en el centro de algunas estrellas representa el nacimiento de un varón
  • Que el MV contiene conocimientos buenos para todo el mundo

Y muchas cosas más por el estilo.

Aunque no comulguemos mucho con esta "solución" mística, puede ser interesante para los lectores conocer el pensamiento de Ekwall (sólo en inglés, lo lamento) haciendo click aquí.

Tal vez algún día traduzca y publique aquí el sitio completo (por su valor anecdótico).

3.28.2005

Marcelo Dos Santos y el Manuscrito Voynich en Cadena Ser

Nuestro blogger, Marcelo Dos Santos, autor de "El Manuscrito Voynich", salió al aire el domingo 27 de marzo por la prestigiosa cadena española Cadena Ser.

Marcelo Dos Santos

Entrevistado por la periodista Katia Rocha del programa "Milenio 3", Dos Santos se explayó durante 12 minutos acerca del manuscrito, su historia y las teorías antiguas y modernas acerca del documento más extraño y fascinante de todos los tiempos.

Las inteligentes preguntas de Katia condujeron con criterio al reportaje por los vericuetos de la criptografía, la historia medieval y renacentista y todas las preguntas que aún quedan por responder acerca del antiguo y extraordinario Manuscrito Voynich.

Esperamos que eventos similares se repitan en el futuro.