4.01.2005

Una solución equivocada

John Stojko es uno de los estudiosos que pretende haber "traducido" el Manuscrito Voynich.
Según él, el documento está escrito en ucraniano sin las vocales (como si se tratase de hebreo o quenya), y da cuenta de remotos hechos históricos del pasado de Ucrania.
Cito un fragmento de mi libro "El Manuscrito Voynich":

El "sistema" utilizado por Stojko se toma, como mínimo, inadmisibles libertades con el manuscrito y, aunque el investigador explica detalladamente el método que utilizó para decodificar el libro, los resultados no parecen tener demasiado asidero.
Stojko procede así: en primer lugar, transcribe los caracteres voynicheses al alfabeto ucraniano según una tabla de equivalencias. Recuérdese que todas las letras deberían ser
consonantes. Luego, agrega las vocales ausentes según un método muy sui generis.
En tercer lugar, el texto es ordenado para formar oraciones. Más tarde las frases se transcriben al ucraniano actual, y por último se las traduce al inglés.
Veamos algunos fragmentos de las "traducciones" de Stojko:

Folio 5v: "Oko respondió. El milagro dijo cosas nuevas. Bozia, el Dios bebé tiene el ojo. Los creyentes vacuos tienen las nuevas. Esto diremos, lo que yo creo que todos desean. ¿Es esto lo que estás diciendo? Sust cree que Koza tiene el ojo de Dios. ¿Está el ojo de Dios informando con fe? Esta imaginación es lo que estás escondiendo enfermizamente en tu religión".

Folio 15v:
"¿Por qué estás midiendo la medida? La medida es la misma. Incluso después del Grande se romperán los huesos. Escucha lo que digo: la Reliquia debería creerme. Donde luego de la religión tú crees en la religión y deseas eso para Ora. La vacuidad es aquello por lo que lucha el Ojo de un Dios bebé. Ojo de Dios, tú mides una religión vacía para el mundo. Tu éxito, no la religión, sería vivir en ti. Ojo, ten cuidado. Debieras recordar una libertad sagrada y una conciencia eterna".

Los textos de las "cartas" son de por sí lo suficientemente incomprensibles como para que los estudiosos serios desestimen por completo la solución Stojko. Sin embargo, el autor del libro intenta sostener su teoría aduciendo que los sistemas de escritura de muchos grandes
idiomas se componen sólo de consonantes, y da como ejemplo al hebreo del Antiguo
Testamento. Se olvida, por cierto, de las radicales diferencias de legibilidad entre las historias bíblicas y su traducción del Voynich.
Explica además que las "cartas" relatan los hechos de una antigua y olvidada guerra religiosa o
civil en la Ucrania de la Antigüedad, y "Dios", el "Ojo de Dios" y el "Dios bebé" son sólo nombres en código para designar a importantes personajes de aquellos tiempos.
Pero el investigador René Zandbergen apunta tres razones por las que la teoría de Stojko difícilmente sea acertada. En primer lugar, los textos "traducidos" por Stojko no tienen absolutamente nada que ver con las imágenes de las páginas del Manuscrito. Segundo, la historia de Ucrania que se relata en las cartas contradice los conocimientos aceptados por los
historiadores acerca de la historia ucraniana real. En tercer término, la "reconstrucción" del supuesto idioma ucraniano ha sido realizada introduciendo espacios y vocales mediante un sistema que con algo más que un poco de buena voluntad podríamos llamar sumamente arbitrario. Si se compara el espaciado del manuscrito con el del texto ucraniano de Stojko, la cantidad de letras de las palabras en uno y otro no se corresponden ni por casualidad, como así tampoco los espacios ni la longitud de los renglones. El traductor ha obrado con una
considerable cantidad de libertades, que se contradicen con las bases mismas de la criptografía. El texto supuestamente contenido en el manuscrito, además, es de una naturaleza que no pareciera ser la correcta (¿por qué, entonces, los dibujos de plantas y demás?). Por último pero no por ello menos importante, la poca importancia del significado no pareciera ameritar una tan compleja forma de encriptación. Al fin y al cabo ¿qué podría tener de secreto o trascendente el hecho de conocer por qué razón pelea el ojo de un Dios bebé?


Lamentablemente para Stojko, Zandbergen está en lo correcto. La "solución Stojko", por tanto, queda absolutamente desacreditada.
Sin embargo, para que los lectores puedan juzgar por sí mismos, pueden visitar su sitio oficial pinchando aquí (sólo en inglés).

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home